Masacre en Trujillo Alto

Tomado de www.vocero.coom / Por Miguel Rivera Puig

TRUJILLO ALTO – Los cadáveres baleados de tres individuos fueron hallados temprano en la mañana de hoy en el interior de una guagua en la carretera 860, cerca de un motel, en la primera masacre que ocurre este año.

El hallazgo ocurre tras una oleada de violencia que en menos de una hora en la noche del lunes cobró otras tres vidas, entre ellas de un oficial jubilado de la Policía, que fue muerto a tiros en medio de un atraco a una panadería en Adjuntas. La estadística de asesinatos rondaba esta mañana de forma preliminar en 162 muertes violentas, alrededor  de seis más que las informadas en la misma fecha el pasado año.

El hallazgo ocurrió cerca de las 6:15 de la  mañana y poco después comenzaron a llegar al lugar agentes de la Uniformada, del CIC y personal del Instituto de Ciencias Forenses, que dieron inicio a la tarea investigativa. La fase inicial de la investigación quedó en manos del agente Héctor Tirado Bonano, de la División de Homicidios del CIC de Carolina y de la fiscal Laura Hernández.

Dos de los cadáveres se encontraban sobre el asiento trasero de una guagua Mitsubishi Outlander  modelo del 2005 color gris y el tercero en la parte posterior del vehículo. Uno de los cuerpos estaba prácticamente desnudo. La guagua aparece registrada a nombre de un vecino de la avenida Emiliano Pol, en  la urbanización Las Cumbres, en Cupey.

Se sospecha que la ejecución de los tres individuos  ocurrió en otro lugar y que los asesinos llevaron la guagua hasta el paraje al lado de unas bambúas donde la abandonaron.

La Policía, de otra parte, investigaba tres asesinatos que ocurrieron entre las 10:05 a las 11:22 de la noche del lunes. El primero se escenificó en el Residencial Jesús T. Piñero, en Canóvanas, donde fue fatalmente baleado un joven de 18 años.

El segundo de los hechos se registró a las 10:55 de la noche cuando en medio de un asalto a la Panadería Robles, en Adjuntas, los ladrones mataron a balazos al teniente jubilado de la Policía, José González Alvarado, de 61 años de edad. La tercera muerte se escenificó en Yabucoa, donde fue hallado el cadáver de un joven que no había sido identificado.