Algunas fotos navideñas

Aquí les comparto algunas fotos de Trujillo Alto, fueron tomadas el 21 de diciembre (día del Solsticio de Invierno 2009).

Frente a la alcaldía de Trujillo Alto

Estampa típica en el Paseo del Bicentenario.

Paseo del Bicentenario.

Casa alcaldía trujillana.

Casitas en el Paseo del Bicentenario.

¡Distorción!

Anuncios

La competencia desigual de nuestros comerciantes

La siguiente nota la escribo provocado por la indignación.  Esta indignación va acompañada de preocupación por un pueblo que en su mayoría a perdido la conciencia de defender y patrocinar lo suyo ¡por su propio bien!  Y preocupación por una juventud que no da luces de tomar la conciencia abandonada por la generación anterior. 

Todo este discurso de entrada sale de una visita que realicé al casco urbano de Trujillo Alto.  Allí visité una de las farmacias del pueblo donde pude observar las condiciones en las que se encuentra uno de los negocios más viejos que quedan allí.  Esta farmacia al igual que el resto de las farmacias de la comunidad tiene que vender a precios mayores por la desigualdad en la condiciones para competir con las grandes cadenas. 

Más rabia causa saber que precisamente esas grandes cadenas no pagan las contribuciones que deberían estar pagando en nuestra tierra y encima de eso reciben los mayores beneficios mientras a nuestro pequeño y mediano comerciante se le ahoga, no se le apoya y peor aún no se le comprende.  Es triste ver a personas quejarse de los altos precios y saber que tal vez no están enterados de la realidad que viven estos comerciantes.  ¿Es que no se dan cuenta cómo se pisotea a un puertorriqueño en sus propias narices?

En aquella farmacia, en su parte frontal no hay acondicionador de aire, había.  Tampoco hay clientes, se encuentran comprando seguramente en un Wal Mart o un Walgreens, tal vez el que está en Plaza Encantada o el que está un poco más arriba del ¨Expreso de Trujillo¨ al lado de Western Auto y donde precisamente destruyeron un manantial.

El dinero que un comerciante boricua genera es el dinero que se queda aquí, el dinero que una empresa extranjera gana sale del país en miles de millones de dólares.  Con esto sólo hago un llamado a todos y a todas a que apoyemos más al comerciante puertorriqueño y en nuestro caso al comerciante trujillano, al comercio de nuestro casco urban que al igual que en muchos otros pueblos está desapareciendo.  

Debemos apoyar al menos en parte a estos comercios con nuestras compras y no dejar el dinero que nos ganamos trabajando en manos de extranjeros.  No se trata de discriminar con  el que viene de afuera, se trata de apoyar al que al igual que nosotros es de aquí.