Candado a Hacienda Dos Ríos

El conocido bar Hacienda Dos Ríos, ubicado en la Carretera 181 en el barrio Dos Bocas de Trujillo Alto (por supuesto) fue cerrado en un operativo la pasada semana.  Hacienda Dos Ríos operaba sin patentes y, además, se alega que en el lugar se empleaba a personas indocumentadas y menores de edad.  Los beneficiados son los pequeños negocios que rodean el bar a los cuales se han desplazado algunos de los consumidores de cerveza y ron como el de los tacos, la hermanita menor de Hacienda Dos Ríos al lado de la barbería y Regalito.

Hacienda Dos Ríos se convirtió en uno de los bares, tipo chinchorro, más conocidos y concurridos de Trujillo Alto.  Al igual que el Toledo en Carraízo, todos los fines de semana el bar se encontraba lleno a capacidad, con música bailable a todo volumen y las típicas bombillas de Navidad de las barras de pueblo.  Atrás han quedado los espectáculos que allí se podían observar y hasta las carteleras de lucha libre que se celebraban en el estacionamiento, al menos, por el momento.

Si Hacienda Dos Ríos logra abrir nuevamente al público bebedor y bailador será uno de los acontecimientos más importantes del año 2010 en Trujillo Alto por donde desfilarán en alfombra roja las divas con barriga cervecera y los viejos verdes que por allí abundaban.